Publicada en

Equinor planea desarrollar un proyecto de gas natural de US$9.000 millones en Brasil.

El gigante energético estatal noruego Equinor ha presentado a la Agencia Nacional de Petróleo, Gás Natural y Biocombustibles (ANP) las declaraciones de comercialidad y los planes de desarrollo de dos yacimientos de gas natural de la concesión BM-C-33, en la cuenca brasileña de Campos. Se espera que sea el primer proyecto del país en el que se trate el gas en alta mar y se conecte a la red nacional sin procesamiento posterior en tierra.

La concesión BM-C-33 contiene volúmenes recuperables de gas natural y petróleo/condensados superiores a mil millones de barriles equivalentes de petróleo. Se espera que el regulador confirme los nombres propuestos para los dos yacimientos: Raia Manta y Raia Pintada.

Trond Bokn, Vicepresidente Senior de Desarrollo de Proyectos, comentó: «Los yacimientos encajan estratégicamente con las ambiciones de Equinor en un país en el que tenemos una sólida historia y la intención de seguir reforzando nuestra presencia. Junto con nuestros socios, emplearemos conocimientos adicionales para garantizar la ejecución segura y eficiente de estos desarrollos.»

El FPSO tendrá una capacidad de producción de 16 millones de metros cúbicos de gas al día, con unas exportaciones medias previstas de 14 millones de metros cúbicos de gas al día.

Además, el gigante noruego afirma que Raia Manta y Raia Pintada son importantes yacimientos de gas natural que desempeñarán «un papel clave» en el avance continuo del mercado brasileño del gas. Las etapas de desarrollo y operación de los campos tienen el potencial de generar hasta 50.000 empleos locales durante su ciclo de vida completo, a través de diversos contratos en la cadena de suministro. Equinor subraya que la inversión total en este proyecto es de unos 9.000 millones de dólares.

Veronica Coelho, Country Manager de Equinor en Brasil, comentó: «Los yacimientos tienen potencial para satisfacer el 15% de la demanda total de gas de Brasil cuando estén en producción. Esto contribuirá a la seguridad energética y al desarrollo económico de Brasil, permitiendo nuevas e importantes oportunidades de empleo a nivel local.»

Según Equinor, está previsto que el gas de venta se exporte a través de un gasoducto marino de 200 kilómetros desde el FPSO hasta Cabiúnas, en la ciudad de Macaé, en el estado de Río de Janeiro, mientras que los líquidos se descargarán mediante buques cisterna. La puesta en marcha del proyecto está prevista para 2028.

Esta baja intensidad de carbono se conseguirá mediante turbinas de gas de ciclo combinado en el FPSO, que combina una turbina de gas con una turbina de vapor para aprovechar el exceso de calor que de otro modo se perdería.

El bloque BM-C-33, situado a profundidades de hasta 2.900 metros, fue descubierto por Repsol Sinopec en 2010 y Equinor se hizo cargo de la explotación en 2016. Los socios aprobaron el concepto de desarrollo de BM-C-33 en marzo de 2021. Equinor, como operador, posee una participación del 35% en este bloque, mientras que Repsol Sinopec Brasil y Petrobras tienen una participación del 35 y el 30%, respectivamente.

Este anuncio se produce sólo unos meses después de que Baker Hughes fuera elegida para trabajar en el FPSO, que se desplegará en un clúster formado por los campos de Pao de Acucar, Seat y Gavea en el bloque BM-C-33 de la Cuenca de Campos en el mar de Brasil, gracias a un acuerdo adjudicado a MODEC en mayo de 2023. Equinor tomó la decisión final de inversión para desarrollar el proyecto el 8 de mayo de 2023.

Además, la empresa noruega también adjudicó a TechnipFMC un contrato de cables umbilicales, tubos ascendentes y líneas de flujo submarinas (SURF).

Offshore Energy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *