Publicada en

Eni y Repsol en conversaciones con Venezuela sobre cooperación en petróleo y gas.

Venezuela está en conversaciones avanzadas sobre nuevos acuerdos con las grandes compañías energéticas europeas Repsol SA y Eni SpA, mientras la nación latinoamericana busca reafirmarse como productor mundial de petróleo después de que EE.UU. suavizara las sanciones.

Las compañías española e italiana están negociando los términos de los contratos entre sus empresas petroleras y la estatal Petróleos de Venezuela SA, según tres personas familiarizadas con los acuerdos. Dos de ellas afirman que podría alcanzarse un acuerdo a finales de año.

A cambio, las grandes petroleras europeas esperan asegurarse las exportaciones de un proyecto clave que tiene derechos sobre el mayor yacimiento de gas marino de Sudamérica.

También pretenden obtener un mayor control operativo y financiero de sus empresas, con la esperanza de alcanzar a Chevron Corp. después de que la perforadora estadounidense obtuviera una licencia especial para reanudar la producción en Venezuela a finales del año pasado.

El mes pasado, Etablissements Maurel & Prom SA de Francia se convirtió en la primera empresa europea en firmar un contrato con PDVSA después de que la administración Biden suspendiera las sanciones a cambio de garantías electorales del gobierno venezolano de cara a las elecciones presidenciales del próximo año.

Con los mercados sedientos de más barriles procedentes del país con las mayores reservas de petróleo del mundo, se espera que Venezuela aumente su producción y dirija una mayor parte de su producción actual a las refinerías de Estados Unidos.

Esto podría ayudar a contener los precios de la gasolina en Estados Unidos mientras el presidente Joe Biden hace campaña para su reelección en 2024.

Repsol envió un equipo negociador a Caracas en noviembre para mantener conversaciones sobre los contratos y explorar nuevas opciones para asegurar el acceso a crudo pesado para sus refinerías de petróleo en España, dijeron dos de las personas.

Las negociaciones girarán probablemente en torno a compromisos que aumenten la producción tanto para Repsol como para PDVSA.

La compañía con sede en Madrid también revisó la deuda a largo plazo que tiene PDVSA por las ventas de petróleo y gas. Esto incluye la deuda acumulada por PDVSA por las ventas de gas natural de la empresa Cardón IV, que Repsol gestiona a partes iguales con Eni, con sede en Roma.

El proyecto satisface casi un tercio de la demanda de gas natural de Venezuela, según Rubén Pérez, director de Chemstrategy, una consultora energética de Caracas.

Eni dirige cinco empresas petroleras en Venezuela, mientras que Repsol opera cuatro. PDVSA tiene más de 40 asociaciones petroleras con empresas extranjeras y locales, algunas de las cuales han suspendido su actividad debido al difícil clima empresarial.

World Energy Trade

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *