Publicada en

BP y NGC de Trinidad y Tobago obtienen licencia de EEUU para explotar gas en Venezuela.

La petrolera británica BP y la empresa estatal de energía de Trinidad y Tobago, NGC, han recibido una licencia de dos años del Departamento del Tesoro de Estados Unidos para negociar y desarrollar los yacimientos de gas de Cocuina-Manakin con Venezuela, según declaró el miércoles el ministro de Energía de Trinidad.

El mes pasado, Washington no renovó una amplia licencia que había permitido a Venezuela exportar libremente su petróleo y recibir inversiones, pero desde entonces ha emitido autorizaciones individuales a empresas que intentan hacer negocios en el sancionado país sudamericano.

Ahora, según la agencia Reuters, BP y NGC están autorizadas a planificar un proyecto relacionado con un yacimiento marino con alrededor de 1 billón de pies cúbicos (tcf) de reservas de gas que se extiende desde Venezuela hasta Trinidad, declaró el Ministro Stuart Young en una rueda de prensa celebrada en Puerto España.

Se trata de la segunda autorización emitida por EEUU para proyectos energéticos entre ambos países, tras la licencia concedida en 2023 a Shell y NGC para el yacimiento de gas Dragon, en Venezuela. Ese proyecto exportará gas a Trinidad en virtud de la licencia, prorrogada recientemente hasta octubre de 2025.

«Son los mismos términos que Dragon, donde podemos pagar en moneda estadounidense», dijo Young, refiriéndose a la nueva licencia, que permitiría a los clientes pagar por el gas en moneda fuerte como exención a las sanciones de EEUU a Venezuela.

Un portavoz de BP había dicho a principios de este mes que la empresa había suspendido las negociaciones para Cocuina-Manakin, que por parte de Venezuela pertenece al proyecto Plataforma Deltana, hasta recibir la autorización estadounidense.

La empresa no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

La francesa Maurel & Prom, la española Repsol y la isla caribeña de Aruba también han recibido licencias estadounidenses en los últimos días para hacer negocios con Venezuela.

La autorización a Aruba es para importar fuel oil venezolano para uso doméstico, dijo esta semana el primer ministro Glenbert Croes.

Venezuela quiere iniciar las exportaciones de gas para asegurarse otra fuente de ingresos para el país petrolero, que permanece bajo sanciones desde 2019. Mientras tanto, Trinidad necesita el gas para alimentar sus plantas petroquímicas y de gas natural licuado a medida que disminuye su propia producción.

World Energy Trade

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *